Opiniones sobre Frenos de tambor

  • rating27/11/2017

    Por: Ruben - Compra verificada de Cilindro de freno de rueda BREMBO - Referencia: A12157

  • ratingTal como se describe.20/10/2017

    Por: Fernando - Compra verificada de Cilindro de freno de rueda BREMBO - Referencia: A12316

    Muy bien descrito, el producto es tal cual. Aparecen las referencias del fabricante, para poder compararlas y acertar con el repuesto exacto.

  • ratingTal como se describe.20/10/2017

    Por: Fernando - Compra verificada de Cilindro de freno de rueda BREMBO - Referencia: A12315

    Muy bien descrito, el producto es tal cual. Aparecen las referencias del fabricante, para poder compararlas y acertar con el repuesto exacto.



El freno de tambor es un tipo de freno cuyo funcionamiento se basa en generar una fricción mediante un par de zapatas que ejercen presión en la superficie interior de un tambor giratorio unido al buje de una rueda.

Para qué sirven los frenos de tambor

Aunque habitualmente los coches actuales equipan frenos de disco, todavía hay vehículos que en el eje trasero llevan frenos de tambor.

Cómo funcionan los frenos de tambor

Su funcionamiento es muy sencillo: al pisar el freno, se activa la bomba que impulsa el líquido de frenos por el circuito para que el sistema hidráulico se llene de líquido.

El líquido presiona sobre los bombines de las ruedas. Al abrirse los bombines, estos impulsan a las zapatas, haciendo a su vez que las zapatas salgan hacia fuera separándose del bombín.

Una vez que las zapatas se han abierto hacia el exterior, entran en contacto con el tambor de freno, que está girando a la vez que la rueda. Y debido a esa fricción sobre el tambor, se consigue reducir la velocidad del vehículo o, incluso, detenerlo.  

Ventajas y desventajas de los frenos de tambor

La elevada fricción genera calor, ya que este es el fundamento de la acción de frenado de un vehículo.

Pero como el sistema no cuenta con mucha ventilación, tras largas y continuadas frenadas puede producirse el efecto fadding por el que los frenos pierden eficacia y no consiguen detener al vehículo.

Otro problema que puede surgir con cierta frecuencia por culpa de los frenos de tambor es el bloqueo de una rueda.

Un freno de tambor agarrotado sería el culpable de este problema, originado por el desprendimiento de una zapata que se separa de su soporte, impidiendo que la rueda pueda girar libremente.

Para poder solucionar el anterior inconveniente hay que reemplazar las zapatas o remachar las antiguas, que se han desprendido de su soporte.

Sin embargo, no todo son pegas, puesto que los frenos de tambor son muy efectivos, son más duraderos que los de disco y además son más baratos. Esa es la razón de que los coches de gama baja los sigan equipando.

Además, los frenos de tambor también son muy recomendables para activar el freno de mano o de estacionamiento, ya que mantienen mejor frenadas a las ruedas (sobre todo si el vehículo se encuentra detenido en una superficie inclinada).

Partes de un freno de tambor

Los frenos de tambor se componen de los siguientes elementos:

  • Tambor: pertenece a la parte giratoria del freno, que recibe la presión de las zapatas. Debido a sus necesidades elevadas de disipación del calor, se suele fabricar en materiales de fundición.
  • Plato de freno: se trata de un plato portafrenos sobre el que se montan las partes fijas del freno.
  • Bombín: se acciona mediante presión hidráulica para activar el movimiento de las zapatas.
  • Zapatas: son unas chapas de acero con forma de media luna, en cuya parte exterior se encuentran los forros del freno embutidos o remachados a cada zapata. Son las encargadas de ejercer la presión sobre el tambor cuando el bombín las empuja.

Comprar frenos de tambor en Endado

Si tienes que cambiar los frenos de tambor de tu coche —ya sea porque están viejos o porque están funcionando mal—, en esta sección de Endado localizarás las piezas más adecuadas para tu vehículo