Pedal

Mostrando 1 - 12 de 20 items

Aunque muy pocos conductores les conceden la debida importancia, los pedales son los elementos que mayor nivel de comodidad o de incomodidad pueden aportar a la conducción.

No hace falta más que imaginar un viaje largo en el que constantemente tenemos que ir pisando un pedal con el que no nos sentimos cómodos. En ese caso, el trayecto puede convertirse en un verdadero infierno.

La elección del pedal más conveniente y apropiado debería tener más peso a la hora de comprar un coche. Y si los pedales originales de tu coche no te terminan de convencer, entonces lo más lógico sería que los cambiases por otros que se adaptasen más a tus necesidades.

Para qué sirven los pedales en un coche

Los pedales del coche sirven para accionar determinados mandos y elementos del vehículo con los pies.

Salvo excepciones, en coches con cambio manual se utilizan tres pedales: embrague, freno y acelerador. En el caso de los coches con cambio automático, los pedales son solo dos: acelerador y freno.

Pedal de embrague

Se trata de un pedal que al ser pisado permite que el motor se desembrague (se desacople) de la transmisión.

Si no se utiliza correctamente puede provocar que el embrague sufra un desgaste inusitado o que incluso se llegue a romper.

Por lo tanto, el tacto y recorrido de este pedal debe ser cómodo para el conductor, pero que a la vez le permita mantener el control del coche sin que el motor llegue a calarse o que no se pueda engranar una velocidad.

Pedal del freno

El pedal del freno es fundamental porque permite adecuar la velocidad a las condiciones de la vía y al gusto del conductor. Pero el freno también sirve para detener el vehículo.

Por eso el pedal debe ser grande, que permita asentar toda la planta del pie, para que sea fácil de pulsar, graduar y controlar.

Es posible que en este caso sí que se sufra algo más de desgaste ya que se utiliza más que el embrague, pero el componente estético y de confort también tienen un peso importante a la hora de decidir un cambio de pedal.

Pedal del acelerador

Se trata de uno de los pedales del coche que más se utilizan, aunque con la aparición de los aceleradores electrónicos que permiten mantener una velocidad constante durante trayectos largos empiezan a usarse menos que antes.

El tacto del acelerador debe ser cómodo para el conductor y debe permitir que repose correctamente el pie y que se pueda graduar la velocidad con seguridad.

Qué debes buscar en un pedal

Los pedales de un coche tienen que ser cómodos y fácil de manejar. Y es tan importante una característica como la otra. De nada servirían unos pedales deportivos muy llamativos si luego están tan juntos que se pisa el pedal del acelerador por error cuando se quiere pulsar el freno.

Por lo tanto, los pedales del coche tienen que ocupar una posición que garantice al 100% la seguridad.

Asimismo, si quieres que el pie se agarre mejor, la superficie de cada pedal debe ser de caucho rugoso —mejor que de goma— para que la suela de los zapatos no resbale.

Además, el pedal del freno es conveniente que sea grande y ancho (en los coches automáticos es casi del doble de tamaño que en los manuales). Por otra parte, mucha gente prefiere que el pedal del acelerador sea largo, casi del tamaño del pie y que salga desde el propio piso del vehículo para poder graduar mejor la aceleración.

¿Qué pedales comprar?

Si quieres comprar pedales nuevos para tu coche, en Endado encontrarás una variada gama de pedales para todo tipo de gustos, preferencias y modelos de coche.