Disco de embrague

Mostrando 1 - 12 de 825 items

El disco de embrague es uno de los elementos de conexión central, que se encarga de unir y separar el motor y la cadena cinemática.

Tipos de embrague

Antes de centrarnos en el disco de embrague, debemos explicar cuáles son los tres tipos de embragues que hay en la actualidad:

  • Embragues de fricción: la inmensa mayoría de los coches actuales montan este tipo de embragues, por lo que será en este tipo en el que me centre.
  • Embragues electromagnéticos: su funcionamiento se basa en la acción de los campos electromagnéticos, aunque hoy en día prácticamente ningún coche lo equipa.
  • Embragues hidráulicos: se trata de los embragues que emplean los cambios automáticos. Están bañados en aceite y es también el aceite el que une las dos piezas principales.

¿Cuál es la función del disco de embrague?

El elemento más importante del embrague de fricción es, sin ninguna duda, el disco de embrague.

Cuando es accionado, entra en contacto con el volante motor ejerciendo presión sobre el mismo. Y esa fricción que lo hace girar es transmitida hacia el primario del cambio mediante un movimiento de rotación.

Como de lo que se trata es de que se produzca la mayor fricción posible para que no se pierda parte de la energía cinética del volante motor, tanto el volante como el disco de embrague cuentan con un elevado coeficiente de rozamiento.

Para ello, el disco está fabricado en su superficie exterior con amianto, así como con aleaciones de cobre y aluminio.

Las tres posiciones del disco de embrague

Debido al funcionamiento del sistema de embrague, se pueden distinguir tres posiciones distintas que toma el disco de embrague durante la conducción:

  • Embragado: el disco se acopla al volante motor por completo. De ese modo, el movimiento del motor se puede transmitir a la caja de cambios y en última instancia a las ruedas.
  • Desembragado: el disco de embrague se desacopla del motor al pisarse el pedal del embrague. Mientras el disco de embrague no esté acoplado, las ruedas giran mientras tengan inercia, pero la fuerza del motor no se transmite a la caja de cambios. Es lo que ocurre cuando se cambia de marcha o se pone punto muerto.
  • Transición de embragado a desembragado: un buen embrague funciona a pleno rendimiento en esta fase. Por una parte debe evitarse el daño del motor y para ello se suavizan los tirones y los choques mecánicos generados por el movimiento continuo del motor. Además, el disco en esta fase también se encarga del suavizado entre acople y desacople, para que sea menos brusco el cambio de marcha.  

Cómo saber si el embrague está roto y hay que cambiarlo

Seguro que más de una vez has escuchado que el embrague patina.

El disco de embrague puede patinar si este se calienta mucho. En ese caso se produce el efecto fading —al igual que sucede con los frenos— por el que el disco pierde la fricción con el volante. Si dejas que el sistema de embrague se enfríe, el disco volverá a su máxima capacidad de fricción.

Pero si sigues abusando del disco de embrague y la temperatura se dispara es posible que el sistema de embrague se queme por completo, con lo que sería necesario sustituirlo por uno nuevo.

Por último, el desgaste del disco también provoca que las paredes adelgacen, con lo que la presión de los muelles disminuiría y el disco también patinaría. En ese caso notarás que al acelerar el motor se revoluciona pero esa fuerza no se transmite ni a la caja de cambios ni a las ruedas.

Comprar disco de embrague en Endado

En Endado podemos ofrecerte la mejor gama de discos de embrague a un precio realmente competitivo. Y esto es así porque:

  •       Los gastos de envío son gratis.
  •       Hemos reducido la cadena de intermediación para conseguir mejores precios a nuestros clientes.

Estamos a la espera de tu pedido.