Válvula EGR y tubo de admisión

Mostrando 1 - 12 de 315 items

La válvula EGR es un dispositivo ubicado entre el colector de admisión y el de escape, cuya utilidad principal es proporcionar la recirculación de los gases de escape.

Qué es la válvula EGR y para qué sirve

Gracias a la válvula EGR, parte de los gases de escape se reaprovechan para dirigirlos de nuevo hacia la cámara de combustión. Esta función de la válvula EGR tiene por objetivo reducir la temperatura de combustión, para que de ese modo se generen menos gases contaminantes.

La colocación de esta válvula en todos los motores diésel y en muchos motores de gasolina no es un capricho de los fabricantes. Realmente es la normativa medioambiental la que exige estos sistemas de recirculación que tratan de minimizar la expulsión de humos tóxicos al exterior generados por los vehículos actuales.

El funcionamiento básico de la válvula EGR se basa, por definición, en la mayor o menor apertura de la válvula, en función de una serie de parámetros como la presión sobre el pedal del acelerador, la temperatura o las revoluciones del motor. De ese modo, entra una mayor o menor cantidad de gases de escape.

Problemas más habituales de la válvula EGR

Como la combustión genera carbonilla, es probable que este dispositivo pueda acumular un exceso de carbonilla que termine obstruyendo la válvula. Esto generalmente sucede cuando los gases de recirculación no se mueven con la suficiente presión y velocidad o durante el tiempo suficiente.

En estos casos, la carbonilla provoca que la válvula EGR se ensucie o que incluso llegue a atascarse.

Suele ocurrir cuando un vehículo circula nada más que por ciudad, ya que la EGR solo opera cuando el motor está caliente y el pedal del acelerador se presiona levemente.

Los trayectos cortos en ciudad no activan la recirculación y la carbonilla se va depositando en el colector de admisión y en el resto de conductos hasta que se llega a taponar la válvula.

¿Cuáles podrían ser los síntomas de una válvula EGR obstruida? Los fallos por atascos pueden provocar que la válvula quede totalmente abierta o completamente cerrada. De una forma o de otra, el motor sufriría problemas de combustión:

  •       Para saber si la válvula se ha quedado abierta, habría que tener el coche arrancado y parado. Si compruebas que el émbolo sigue abierto, entonces la válvula se ha obstruido.
  •       Para saber si la válvula se ha quedado totalmente cerrada, hay que tener el automóvil arrancado y parado. Pero en este caso, además, habrá que presionar el acelerador cuando el motor alcance la temperatura de servicio para observar si la válvula se abre o no.

Cómo limpiar la válvula EGR

Teniendo en cuenta que la válvula EGR atascada es una de las averías más comunes de los coches durante el período de garantía, en muchas ocasiones será suficiente con limpiar de carbonilla la válvula para que esta vuelva a funcionar correctamente.

En el caso de las válvulas mecánicas la limpieza es relativamente sencilla. Sin embargo, las electrónicas son difíciles de limpiar, con lo que lo habitual es proceder a su sustitución.

Por otra parte, también hay leyendas urbanas que recomiendan la anulación de la válvula. Es muy habitual leer en muchos foros de Internet en los que se recomienda desconectarla.

¿Pero qué pasa si se anula la válvula EGR? No obtendrás más potencia ni reducirás el consumo de combustible, pero sí que conseguirás que tu coche contamine más. Por lo tanto, no tiene ningún sentido la anulación.

Comprar válvulas EGR en Endado

En nuestra web puedes encontrar una amplia oferta de válvulas EGR a un precio muy competitivo.

Si tienes alguna duda respecto a su limpieza o sustitución, nuestro mecánico de guardia estará encantado de aclararte por email o por teléfono todas las cuestiones que le plantees.