Sonda lambda

Mostrando 1 - 12 de 1785 items

El sistema de escape de un vehículo de gasolina debe ser controlado electrónicamente para que el motor funcione correctamente. Por ese motivo se coloca un sensor denominado sonda lambda en el escape, con la intención de monitorizar los gases de combustión.

Los datos recabados por la sonda lambda se envían a la centralita, que es la encargada de regular y gestionar la cantidad de combustible que se debe inyectar en los cilindros para lograr el régimen óptimo de funcionamiento del motor.

Qué es y cómo funciona la sonda lambda

Aunque también hay determinados motores diésel que equipan un sensor lambda, lo más habitual es que este tipo de sondas se incorporen en los motores de gasolina.

El motivo principal es que, para que haya una combustión adecuada, es necesario que la proporción entre aire y combustible sea exacta. De hecho, la proporción es de 14,7 gramos de aire por cada gramo de gasolina inyectado al cilindro.

¿Cuáles son las funciones de la sonda lambda en relación con esta proporción?:

  • Si la mezcla tiene menos aire, el motor no puede quemar todo el combustible y empezaría a expulsar por el tubo de escape hollín y monóxido de carbono. Cuando la sonda lambda detecta que esto está ocurriendo manda un aviso a la centralita para que disminuya la cantidad de combustible.
  • En los casos en los que la mezcla tiene más aire que gasolina, no solo se empieza a emitir óxido de nitrógeno por el tubo de escape, sino que es posible que el motor se pare por falta de carburante. En esta situación la sonda también avisaría a la centralita para que mantenga la proporción correcta entre aire y gasolina.

Principales problemas causados por la sonda lambda

Los fallos de la sonda lambda afectan directamente al funcionamiento del motor, además de tener consecuencias medioambientales importantes.

Es tan importante este pequeño dispositivo que la legislación ahora obliga a los fabricantes a que monten dos sondas lambda:

  • Sonda de regulación: ubicada antes del catalizador, con las funciones descritas previamente.
  • Sonda de diagnóstico: colocada justo después del catalizador, controla a la primera para que no haya fallos.

Teniendo en cuenta que la vida útil de estos sensores es de 160.000 kilómetros, muchos conductores se preguntan por qué se rompe la sonda lambda.

La explicación se encuentra en los fallos de encendido. Cuando se producen este tipo de fallos, hay partículas no quemadas que pueden contaminar o ensuciar la sonda lambda. Lo mismo ocurre con las pérdidas de aceite, que pueden inutilizar por completo la sonda.

Para saber si la sonda esta fallando hay una serie de indicios que avisan de los posibles fallos: si durante las aceleraciones el motor pierde potencia o pega tirones, podría haber un fallo en la sonda lambda.

En ese caso —sobre todo si se ha encendido el testigo de avería en el motor— habría que acudir a un taller para conectar el sistema electrónico de diagnóstico. Solo conectando el automóvil a un sistema de diagnóstico de averías se puede determinar con total seguridad si hay fallos o no en la sonda lambda.

¿Dónde comprar una sonda lambda?

Si se te ha roto la sonda lambda, puedes comprarla en Endado, la página web especialista en recambios para automóviles con la gama más amplia de este tipo de sensores.

Navega por esta página para comprar la sonda lambda específica para tu coche al mejor precio y con las mejores condiciones de compra.