¿POR QUÉ COMPRAR TUS RECAMBIOS Y ACEITES DE COCHE EN ENDADO?

  • Ahorra hasta un 70% sobre el precio de taller.
  • Envíos y devoluciones gratuitas.
  • Tus recambios y aceites en casa en 24 horas.
  • Asesoramiento personalizado y con simpatía, llámanos y verás ;)

Cómo cambiar el líquido refrigerante del coche

¿Sabes qué es lo que hace que tu coche funcione en temperaturas extremas tanto de frío como de calor? El líquido refrigerante, también llamado líquido anticongelante. Si no está en buen estado o tienes una pérdida de líquido refrigerante, el coche se sobrecalentará o enfriará y podrías tener todo tipo de problemas, y algunos muy caros de reparar.

Para que esto no te pase, te vamos a explicar cómo cambiar el líquido refrigerante del coche en 4 pasos. Es muy fácil, lo puedes hacer desde casa y tardarás poco más de 15 minutos.

Por qué hay que cambiar el líquido refrigerante

El líquido anticongelante protege al motor en temperaturas extremas, protegiendo todos los metales del circuito y manteniéndolos limpios. Por ejemplo, evita que las piezas entren en contacto entre ellas, evita la oxidación y disminuye el calentamiento del motor.

¿Y qué puede pasar ante una pérdida de líquido refrigerante o si está en mal estado? Que el motor se calentará o congelará demasiado, pudiendo dañar o romper el motor gravemente.

Herramientas necesarias

  • Guantes: para evitar mancharte de líquido anticongelante.
  • Recipiente: para recoger el líquido refrigerante a la hora de vaciar el depósito.
  • Llave mordaza: sirve para abrir la mayoría de tornillos que dan acceso al circuito de refrigeración.

Cómo cambiar el líquido refrigerante en 4 pasos

1. ¿Qué líquido refrigerante usar?

Antes de nada tienes que saber qué líquido refrigerante debes usar. En el manual de tu coche debería de estar indicado, aunque la temperatura de la región en la que vivas también influye. Para que te hagas una idea, aquí tienes la efectividad de los anticongelantes para diferentes temperaturas:

  • Anticongelante 10%: es efectivo hasta los -5ºC.
  • Anticongelante 20%: recomendable hasta los -11ºC.
  • Anticongelante 30%: es posible usarlo hasta los -18ºC.
  • Anticongelante 50%: de muy larga duración y recomendado hasta -37ºC.

Finalmente debes comprobar que cumpla la normativa adecuada para tu vehículo, ya que no te servirá cualquiera.

 

2. Expulsa el líquido refrigerante

Para eliminar el líquido anticongelante antiguo tienes que buscar el tornillo, grifo o tapón que de acceso al circuito y abrirlo para expulsar todo el líquido. Normalmente suele estar en el punto más bajo del circuito, y si no lo tiene bastará con sacar el manguito de abajo del radiador.

Antes de hacerlo, pon un recipiente debajo para que recoja el líquido y evite que este caiga al suelo. Recuerda que tienes que dejar que salga todo el líquido, por lo que espera incluso hasta que deje de gotear.

 

3. Lava el circuito de refrigeración

Para lavar el circuito echa agua en el depósito de del coche. Tienes que echar agua todo el tiempo necesario hasta que no se vea suciedad en el agua que sale del circuito. Cuando hayas terminado de limpiar el circuito, cierra el tornillo, grifo o tapón de vaciado que abriste en el paso anterior.

 

4. Llena el depósito de anticongelante

Coge la botella de líquido refrigerante y llena el depósito de tu coche. Fíjate en las dos marcas de máximo y mínimo del depósito y llena hasta que te acerques más o menos al máximo.

Cuánto cuesta aproximadamente el cambio

El precio del líquido anticongelante varía desde los 6 € hasta casi 80 €. Como siempre, dependiendo de la marca y modelo podrás comprar uno más barato o uno más caro.

Desde Endado recomendamos comprar el que venga indicado en el manual de instrucciones de tu modelo, ya que es el más adecuado y el que a largo plazo mejor va a funcionar en el coche.

Cada cuánto

El líquido refrigerante se cambia cada 2 años o cada 40.000 kilómetros aproximadamente. No importa que esté en buenas condiciones o no, debe ser cambiado ya que pierde propiedades y a partir de ese kilometraje es probable que pueda provocar algún que otro problema.

También es importante que lo revises cada 20.000 kilómetros, que es lo que recomiendan la mayoría de fabricantes. De esta manera te ahorrarás cambiarlo tarde o llevarte algún disgusto por no saber que el líquido anticongelante estaba en mal estado.