Opiniones sobre Limpieza de cristales



La visibilidad es básica para garantizar una conducción segura. Por eso, los vehículos actuales incorporan sistemas de limpieza de cristales en la luna delantera (y también en la luneta trasera, si es un coche con portón).

Un parabrisas sucio, cubierto de agua, con nieve, o lleno de barro, podría equipararse a conducir con los ojos tapados. Por eso es básico que el sistema de limpieza de cristales funcione correctamente.

Sin embargo, no solo basta con el limpia parabrisas, ya que también es importante que el resto de cristales del coche estén limpios y que no vayan cubiertos con algo que impida la visibilidad a través de ellos.

Las partes de las que consta el sistema de limpieza de cristales

El sistema fundamental para mantener limpio el cristal es el limpiaparabrisas.

El limpiaparabrisas

El sistema se basa en un brazo oscilante, que gira alrededor de uno de sus extremos. En una punta se encuentra una pieza de goma llamada escobilla que contacta directamente sobre el cristal, y que es la que se encarga de barrer la suciedad o los obstáculos que dificulten la vista al conductor.

El movimiento se genera gracias a la electricidad procedente del motor, que provoca un vaivén oscilante a distinto ritmo y velocidad, en función de las condiciones climatológicas de cada momento.

Componentes del limpiaparabrisas

  • Brazo del limpiaparabrisas: son las piezas que conectan el motor del limpiaparabrisas con las escobillas. En ocasiones, estos brazos pueden generar problemas por una avería o por una rotura intencionada o accidental. De estos fallos se pueden derivar problemas de falta de visibilidad.
  • Las escobillas: las escobillas son las principales responsables de la retirada de agua y residuos del cristal. Por su elevado uso, son piezas que terminan por desgastarse, así que es recomendable cambiarlas cada 2 años más o menos.
  • Motor eléctrico: el accionamiento del brazo y escobillas se hace gracias a la rotación que imprime un pequeño motor. Ese pequeño motor debe desarrollar la suficiente fuerza que compense el rozamiento que opone la escobilla al frotarse contra el cristal.
  • Líquido limpiaparabrisas: en ocasiones, no basta solo con que las escobillas froten a conciencia la luna delantera. Sin el concurso de una buena inyección de agua jabonosa o mezclada con alcohol, no se podrá realizar una correcta limpieza de los cristales.
  • Depósitos y tubos para el agua de lavar: el líquido limpiaparabrisas se almacena en un depósito de plástico específico. Cada fabricante diseña depósitos acordes para acumular una cantidad suficiente de agua, sin que haya que estar continuamente rellenándolo. Además, también son necesarias una serie de pequeñas tuberías que manden el agua desde el depósito hasta los inyectores.

Compra cualquier recambio que sirva para la limpieza de cristales en Endado

Si alguno de los componentes que forman parte del sistema de limpieza de cristales está empezando a fallar, cómpralos en esta sección de la página web.

Aquí puedes adquirir escobillas, brazos, líquido limpiaparabrisas, o incluso todo el sistema completo, al mejor precio y con unas condiciones de compra excepcionales (entre las que destacan los gastos gratuitos de envío para cualquier pedido).

Navega por nuestra página y compra el recambio más adecuado para tu coche.