¿POR QUÉ COMPRAR TUS RECAMBIOS Y ACEITES DE COCHE EN ENDADO?

  • Ahorra hasta un 70% sobre el precio de taller.
  • Envíos y devoluciones gratuitas.
  • Tus recambios y aceites en casa en 24 horas.
  • Asesoramiento personalizado y con simpatía, llámanos y verás ;)

Cuándo cambiar la correa de distribución

Una avería en la correa de distribución es una muy mala noticia. Es una de las reparaciones más caras del motor. Su rotura puede provocar otros muchos daños.

Por este motivo, siempre es mejor prevenir que curar y cambiarla antes de que eso ocurra. Pero… ¿Cuándo hay que cambiar la correa de distribución? En este artículo responderemos a esta pregunta y te haremos saber todo lo que necesitas conocer sobre la famosa correa de distribución.

Qué es la correa de distribución y cuál es su función

La correa de distribución tiene como misión sincronizar el funcionamiento del motor en general, siendo ese el motivo por el que cualquier fallo en ella hará que el motor deje de funcionar automáticamente.

Es una de las piezas más importantes del coche y cambiarla preventivamente es una opción que debes tener muy en cuenta. ¿Por qué? Porque si se rompe puede dañar el motor por completo y dejarlo inservible. Se dañarían las válvulas, los pistones y gran parte de los componentes del motor.

Ese es el motivo por el que hay que saber cuándo cambiarla y hacerlo antes de tiempo. A pesar de que no sea un cambio barato, el precio por el que nos puede salir que se rompa y acabe destruyendo todo el motor es muy superior.

Cómo saber cuándo cambiar la correa de distribución

Para saber el momento en el que debes cambiar la correa, deberás fijarte en el libro de mantenimiento de tu vehículo. Normalmente oscila entre los 60.000 y 160.000 km, aunque dependiendo del tipo de uso y ambiente en el que te muevas ese intervalo podría cambiar.

Conducción urbana

En entornos urbanos es recomendable bajar esa estimación un 20-25%. Por ejemplo, si tu fabricante recomienda realizar el cambio a los 100.000 kilómetros pero tú habitualmente conduces por ciudad, deberías hacer el cambio a los 80.000 kilómetros.

Conducción por autopistas

Por otro lado, si conduces por autopistas y trayectos en los que vas siempre en 5º o 6º velocidad, la estimación sí es más exacta. Es decir, si utilizas el coche en las últimas marchas podrás posponer el cambio de correa de distribución hasta más o menos cuando diga el fabricante.

Temperatura y ambiente

Dependiendo de si el lugar es frío o caliente, el nivel de polvo o la humedad del lugar en el que vivas también habrá que cambiar antes o después la correa. Podrás seguir las estimaciones del fabricante si vives en un entorno de temperatura media y donde el calor y el frío no sean protagonistas durante todo el año.

Si por el contrario vives en lugares muy fríos (a menos de 0 grados) o calurosos (con temperaturas superiores a 30 grados), tendrás que cambiar la correa mucho antes. Una rebaja de un 20% de la estimación del fabricante sería suficiente.

¿Cada cuántos años se debe cambiar la correa?

El fabricante del coche también te debería indicar el intervalo de tiempo en el que deberías cambiar la correa. Si este no viene especificado, toma como norma general que debes cambiar la correa cada 5 años. En caso de que no quieras cambiarla debido a que el coche ha tenido poco uso o por cualquier otro motivo, al menos revísala adecuadamente.

Una correa de distribución puede llegar a durar hasta 10 años, pero esos son casos más aislados. Siempre se recomienda que se realicen revisiones cada 4-5 años y, dependiendo del estado de la correa, te decidas si cambiarla o no.

Es mejor prevenir que curar

El cambio de una correa de distribución cuesta entre 300€ y 1.000 €, que es un precio alto pero muy pequeño comparado con lo que te puede costar su rotura. Para que te hagas una idea, la rotura puede costarte como mínimo 1.500 € y, dependiendo del alcance de los daños, hasta 6.000 €.

Como ocurre con la mayoría de cambios y reparaciones, el no hacerlas al final acaba saliendo muy caro. Realiza revisiones periódicas a tu correa de distribución y recuerda que dependiendo del lugar en el que vivas y el uso que le des deberás hacerlas antes o después.