En ocasiones será necesario cambiar el depósito de combustible cuando éste tiene algún agujero o fuga por el que se está perdiendo gasolina, aunque no es lo más habitual. Para poder resolver este problema, habrá que retirar el depósito y vaciarlo completamente, de modo que se pueda manejar con comodidad. Muchas veces se podrán tapar los agujeros del depósito sin que sea necesaria su sustitución, pero es importante reemplazarlo cuando su vida útil ha terminado. Disponer de un depósito de combustible que cumple adecuadamente su función es indispensable para la conducción. En caso necesario, habrá que repararlo o sustituirlo por otro adecuado a sus características.